¿Resuelto el misterio del Manuscrito Voynich?

Manuscrito Voynich

El Manuscrito Voynich está considerado como uno de los libros más misteriosos del mundo. Las explicaciones que se han dado sobre el contenido del manuscrito son de lo más variadas. Hay quien ha visto un mensaje alienígena o mágico escondido en sus páginas, pero también han sido numerosos científicos los que han intentado descifrar su texto sin éxito. Ahora parece que se ha encontrado la solución al enigma.

Manuscrito Voynich

¿Qué es el Manuscrito Voynich?

El Manuscrito Voynich es un libro de mediano formato (225 x 160 cm), escrito a mano en un idioma hasta ahora irreconocible. Las ilustraciones a color, que contiene en casi todas sus páginas, han hecho pensar a los investigadores que se trata de un texto científico o mágico. En cuanto a su procedencia, se cree que fue escrito en algún lugar de Europa Central en el siglo XV.

Fue posible fecharlo en 2009 gracias a la prueba del carbono 14 que se realizó sobre el pergamino, estableciendo que se fabricó entre 1404 y 1438. A su vez, los análisis de la tinta permitieron descubrir que fue aplicada poco después de la fabricación del pergamino, por lo que se confirmó que el manuscrito es de época medieval.

Vamos a ver un resumen del contenido que podemos encontrar en el Manuscrito Voynich:

1- Dibujos de 113 especies de plantas sin identificar.

Manuscrito Voynich

2 – Dibujos de tipo astronómico o astrológico, con representaciones de soles, lunas, signos del zodiaco, etc.

Manuscrito Voynich

 

3 – Dibujos de mujeres desnudas, muchas de ellas con el abdomen hinchado, sumergidas en baños y unidas a lo que parecen tubos y cápsulas.

Manuscrito Voynich

4 – Un elaborado conjunto de nueve medallones cosmológicos, dibujados a través de varios folios doblados, representando posibles formas geométricas.

Manuscrito Voynich

5 – Dibujos farmacéuticos de más de 100 especies de hierbas medicinales y raíces colocadas en jarrones o vasos.

Manuscrito Voynich

6 – Páginas continuas de texto con flores en forma de estrella marcando cada entrada en los márgenes.

Manuscrito Voynich

Historia del Manuscrito Voynich

El Manuscrito Voynich recibe su nombre del librero anticuario lituano, de origen polaco y nacionalizado estadounidense, Wilfrid M. Voynich, que adquirió el libro en 1912.

La historia de los antiguos propietarios de este manuscrito también está impregnada de misterio. El libro perteneció al emperador Rodolfo II de Alemania (emperador del Sacro Imperio Romano entre 1574-1612), quien lo compró por 600 ducados, convencido de que había pertenecido al filósofo Roger Bacon. Es muy probable que fuese el astrólogo y alquimista John Dee (1527-1608) quien vendió el manuscrito al emperador, porque al parecer poseía muchos otros manuscritos de Bacon.

Rodolfo II intercambió este libro con Jacobus Horcicky de Tepenecz (d. 1622). Esto se sabe por una inscripción en el libro detectada gracias a la luz ultravioleta, pero a partir de aquí no es fácil seguir la pista del manuscrito. Parece que Johannes Marcus Marci de Cronland presentó el libro a Atanasio Kirchner (1601-1680) en 1666. No sabemos nada más del códice hasta 1912, cuando el librero Voynich lo compró en el Colegio de los Jesuitas de Frascati, cerca de Roma. En 1969 el códice fue entregado a la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale por H. P. Kraus, que había comprado la finca de Esther Voynich, la viuda de Wilfrid Voynich.

¿El Manuscrito Voynich descifrado?

Durante mucho tiempo se pensó que el texto era una forma de código secreto que fue intentado descifrar por numerosos criptógrafos y lingüistas. Se especuló con la idea de que fuese una lengua inventada, como el élfico creado por Tolkien. Incluso se llegó a pensar que en realidad no se trataba de ningún idioma, sino que el libro recogía simplemente una escritura sin significado, como si se tratase de alguna broma enrevesada.

Manuscrito Voynich

El investigador Nicholas Gibbs fue contratado por un programa de televisión para analizar las ilustraciones del Manuscrito Voynich y examinar las distintas teorías que existían sobre el códice. Continuó estudiando el manuscrito y este mes ha presentado sus conclusiones en un extenso artículo en The Times Literary Supplement.

Nicholas Gibbs, gracias a su experiencia en la interpretación de las inscripciones latinas en los monumentos clásicos y en las iglesias parroquiales inglesas, parece haber dado con la clave de la traducción del texto.

Manuscrito Voynich

Varios de sus símbolos recordaban a una manera de escribir el latín abreviado, especialmente las ligaduras, un sistema adoptado por los escribas medievales por razones de economía. Pero para poder leer estas abreviaturas era importante tener una referencia, pues su significado podía cambiar dependiendo del contexto. Para ello fue clave interpretar las imágenes del manuscrito y darse cuenta de que efectivamente, se trataba de un tratado médico, como tantas veces se había pensado.

Manuscrito Voynich

Un tratado médico

Gibbs argumenta que para aquellas personas que han estudiado medicina medieval y poseen un conocimiento de los médicos clásicos como Galeno (129-210 d.C.), Hipócrates (460-370 a.C.) o Sorano de Éfeso (98-138 d.C), el Manuscrito Voynich no es un ejemplar extraño, pues contiene todos los elementos necesarios para cuidar la salud: un herbario de plantas medicinales, información astronómica y astrológica, prácticas curativas como los baños, etc.

La medicina clásica y medieval tenía una rama dedicada a las enfermedades de las mujeres, sobre todo en el área de la ginecología, pero también abarcaba temas como la higiene, las sangrías, la alimentación, los tónicos, las tinturas e incluso los cosméticos. Además muchas prácticas estaban relacionadas con el hecho de “tomar las aguas”, mediante la ingesta o el baño.

Manuscrito Voynich

Gibbs encontró muchas similitudes con un compendio de medicina que surgió en la ciudad italiana de Salerno en el siglo XII. Esta compilación, conocida por el nombre genérico de Trotula, fue ampliamente difundida por Europa, ampliándose su contenido hasta el siglo XVIII. Se centraba sobre todo en tres temas presentes en el Manuscrito Voynich: la ginecología, la sangría y el baño. Por esta razón, Gibbs cree que fue el inspirador de muchas ilustraciones del códice.

Las imágenes del Manuscrito Voynich también pudieron estar inspiradas en otro manuscrito muy copiado en la época medieval. Se trata del conocido como De Balneis Puteolanis, que apareció alrededor de 1220 y que, a diferencia de Trotula, estaba ilustrado.

Manuscrito Voynich

Un texto también muy copiado fue el Herbarium Apuleius Platonicus (s. V-VI d.C.), en el que el dibujo de cada planta se acompañan de un texto con sus atributos y uso. Utilizaba un formato estándar que se repite generalmente en cada entrada: flor, raíz, hoja, agua, decocción y mezcla.

De este modo, las palabras del texto debían corresponder a un vocabulario relacionado con la medicina. Así Gibbs descubrió que las abreviaturas del herbario del Manuscrito Voynich,  corresponden al patrón estándar de las palabras utilizadas en el Herbarium Apuleius Platonicus. Por ejemplo:

– aq = aqua (agua), dq = decoque / decoctio (decocción), con = confundo (mezcla), ris = radacis / raíz aiij = seminis ana iij (3 granos cada uno), etc.

Manuscrito Voynich

¿Por qué no aparecen nombres de plantas o enfermedades?

A pesar de las similitudes con el Herbarium Apuleius Platonicus resultaba muy sorprendente que en todo el Manuscrito Voynich no aparecía ni un solo nombre de planta o enfermedad. Este hecho, que puede parecer muy sorprendente, tiene una explicación sencilla. El Manuscrito Voynich está incompleto, le faltan algunas páginas y están colocadas en un orden incorrecto. Pero sobre todo le falta algo fundamental, el índice.

En realidad el nombre de la planta y la enfermedad eran superfluos en el texto, siempre y cuando se pudiesen encontrar en los índices con un número de página. El sistema consistía en buscar en el índice el nombre de la enfermedad que había que curar, de modo que en la página correspondiente encontrabas directamente las instrucciones necesarias para llevar a cabo la receta, sin que ésta tuviese ningún nombre a modo de título.

Manuscrito Voynich

Un libro de medicina personalizado

El Manuscrito Voynich sería en opinión de Gibbs un tratado de medicina femenina, escrito seguramente para una mujer en concreto. Un libro que contenía todos los conocimientos necesarios para preservar la salud de la mujer, desde la ginecología a la influencia de los astros y en el que se concedía especial importancia a los baños como tratamiento curativo.

Manuscrito Voynich

Estas son las últimas novedades sobre un manuscrito que siempre resulta interesante y que ha inundado Internet con sus imágenes y su curiosa historia. ¿Se habrá resulto por fin el misterio? Habrá que esperar a conocer la opinión de la comunidad científica.

Fuentes: Beinecke Rare Book and Manuscript Library, The Times Literary Supplement

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Un comentario de “¿Resuelto el misterio del Manuscrito Voynich?

Deja un comentario

ÚNETE Y CONSIGUE UN 10% DE DESCUENTO EN TU SUIGUIENTE COMPRA

Apúntate a nuestro boletín para estar al día de nuestras ofertas  y el blog.

¡GRACIAS!

Ahora sólo tienes que ir a tu correo y activar tu suscripción  (recuerda revisar la papelera de SPAM)

¡NO TE VAYAS!

SUSCRÍBETE Y CONSIGUE UN 10% DE DESCUENTO EN TU SIGUIENTE COMPRA

Gracias

AHORA SÓLO TIENES QUE IR A TU CORREO Y CONFIRMAR TU SUSCCRIPCIÓN (REVISA EL SPAM)